Hospital Pedro Emilio de Marchena se cae a pedazo

domingo, 9 de julio de 2017

BONAO.-Mientras diferentes sectores y personalidades de este municipio reclaman la construcción de un nuevo centro de salud, las instalaciones del hospital público Pedro Emilio de Marchena, construido en la tiranía de Trujillo en el 1952, continúan en franco deterioro.
Actualmente las filtraciones de los baños de la segunda planta están cayendo en las salas de espera y otras áreas, donde el personal médico y de enfermería tiene dificultades para realizar sus labores.
Ayer no fue posible localizar a la directora del centro de salud, Caridad Acosta, para recabar su parecer sobre la situación.
Las áreas más afectadas con el deterioro de la planta física son Maternidad, Emergencia y las consultas externas.
El cura-párroco de la iglesia Santo Toribio de Mongrojevo, Wilfredo Acosta Gómez, solicitó que se declare la instalación en estado de emergencia, algo que ya había hecho la Sala Capitular del Ayuntamiento local el pasado mes de abril del corriente año.
“Esa estructura física no resistirá un fuerte temblor de tierra y las consecuencias serán funestas no solo para los empleados, sino para todos los pacientes que se encuentren allí”, expresó el reverendo Acosta Gómez.
El merenguero Héctor Acosta (El Torito), al participar en una sección especial de este diario, también se refirió a la calamitosa situación por la que atraviesa el hospital público de esta localidad.
De acuerdo a El Torito, el hospital es una pocilga y dijo que incluso hay algunas pocilgas más decentes que el centro de salud estatal.
“Si no prestan atención a la situación del hospital de Bonao puede ocurrir una catástrofe de envergadura que pocos se puedan imaginar”, expresó Acosta.
Ayer estaba funcionando a toda capacidad el área de emergencia, donde varios médicos atendieron decenas de casos no solo de esta ciudad, sino de varios municipios pertenecientes a la provincia.
En el hospital existe un ascensor que lleva más de seis meses fuera de servicio, mientras que hace varias semanas hubo que solicitar ayuda a la Zona Franca Ríos para poder suministrar la energía al edificio, ya que el sistema de cables eléctricos se quemó totalmente.
En el lugar funciona también una sala de emergencia pediátrica que fue inaugurada por la entonces primera dama Margarita Cedeño de Fernández, en el segundo mandato del doctor Leonel Fernández.
Poca seguridad
En el hospital también hay poca seguridad y las personas pueden desplazarse a los diferentes departamentos sin identificarse.
Mientras tanto ni el Ministerio de Salud Pública ni el Servicio Nacional de Salud se han referido a la crítica situación por la que atraviesa el hospital Pedro Emilio de Marchena.
En la segunda planta además de habitaciones para internamiento, existen otros departamentos y una capilla para oficiar misas cada martes a las 10:00 de la mañana.
Desde hace varios años diversas organizaciones comunitarias y populares han realizado marchas y paralizaciones demandando la construcción del nuevo hospital, sin que hasta hora ese propósito pudiera lograrse.
 Hospital Pedro Emilio de Marchena sigue en franco deterioro