Familiares de Mateo quiere justicia; 30 años para Blas

viernes, 30 de junio de 2017

“La sangre inocente de Mateo pide justicia y Blas Peralta tiene que pagar 30 años en la cárcel sin contemplación”, exclamó esta mañana la esposa del asesinado exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Mateo Aquino Febrillet.
 Rita Solís viuda Febrillet, además responsabilizó a Peralta de lo que le pueda pasar a ella y a su familia por mantener con firmeza su acusación.

 Solís negó que Peralta fuera amigo de Febrillet, como había asegurado el acusado ayer cuando se vio “acorralado” por las declaraciones incriminatorias que le hicieron los demás imputados, y que no le dejó otra opción que admitir los hechos.

“Blas Peralta lo que da es pena y vergüenza, ¿cómo él puede ser tan mentiroso? Primero dijo a Nuria que no disparó y ayer se pinta como un corderito burlándose de mí y mis hijos. El sí conocía la yipeta de Mateo Aquino Febrillet, que no venga con ese cuento o con que era amigo de Mateo, esa es otra mentira”, sostuvo la señora Solís.

Adujo que si Peralta hubiera sido amigo de Febrillet no le habría disparado, y que ella lo hubiera conocido pero “yo ese hombre nunca lo había visto”.

 “Él le puede pedir perdón a todo el mundo y yo lo perdono, pero aunque yo lo perdone, no le voy a permitir que se pasee por los restaurantes de la capital, porque ahora quiere limpiarse para que lo descarguen y eso yo no lo voy a permitir”, precisó Solís, quien procreó dos hijos con Febrillet.

Pide castigo...La señora Solís pidió a todos los sectores de la sociedad dominicana a no permitir que Peralta se burle de la familia del catedrático universitario y agradeció a los medios de comunicación, a sus abogados y a la fiscal Yeni Berenice Reynoso la gallardía, firmeza y responsabilidad con que ha asumido el caso.

 Abogados..Los abogados de la familia Febrillet, José Parra, César Amadeo Peralta y Danilo Lapaix sostuvieron que Blas Peralta se sintió acorralado con la incriminación que le hicieron los demás imputados, y que por eso admitió que disparó al vehículo donde viajaba el catedrático.

 Parra entiende que el caso ya adquirió un ritmo distinto, que cierra el dilema respecto al responsable material del asesinato de Febrillet.
 “Esa fue una declaración que él la dio de forma forzada, porque ya se sentía acorralado con las declaraciones de sus propios cómplices en el asesinato, ya él no tenía escapatoria porque las pruebas que hay son tan convincentes no no le permitirán salir airoso del proceso”, afirmó.
El doctor Parra cree que el imputado con eso lo que busca es atenuar la pena tratando de convertir un asesinato en un homicidio simple.
En tanto que Amadeo Peralta consideró que desde el principio Blas debió admitir los hechos y no esperar a esta etapa del proceso.

 “Nos vamos sintiendo complacidos de que hayan sido comprobada cada una de las imputaciones que le fueron presentadas en la acusación”, refirió. Lapaix aseguró que las pruebas contra Blas Peralta son irrebatibles que comprometen su responsabilidad penal.
Sostiene que el principal inculpado se contradice porque admite que fue quien disparó, pero no confiesa que lo asesinó.

Los imputados Rafael Herrera Peña, Gerardo Félix Bautista y Franklin Alejandro Venegas Rivas incriminaran ayer al empresario del trasporte Blas Peralta como el matador del exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Mateo Aquino Febrillet, lo que no le dejó otra opción que admitir el hecho.
La tarde del 11 de marzo del 2016, el ex rector de la UASD Aquino Febrillet fue muerto a tiros en su yipeta.