Juez recesa para el próximo martes audiencia medidas de coerción imputados caso Odebrecht

miércoles, 31 de mayo de 2017

El juez especial de la Suprema Corte de Justicia, Francisco Ortega Polanco, decidió aplazar para el próximo martes 06, a las 10:00 de la mañana, la audiencia para conocer las medidas de coerción contra los imputados en el pago de 92 millones de dólares que pagó en sobornos la empresa Odebrecht en la República Dominicana.
Ortega Polanco ordenó al Ministerio Público la entrega de los elementos probatorios que sustentan la acusación contra los implicados en el caso. El magistrado Polanco se había retirado a ponderar un incidente presentado por la defensa del Ministro de Industria y Comercio, Temístocles Montás, uno de los 14 imputados en el escándalo de corrupción.
La defensa de Temo Montás había reclamado del Ministerio Público que le suministrara los elementos probatorios contra los imputados y que pudieran justificar la solicitud de medidas de coerción que se debate en el tribunal.
La defensa de Temístocles Montás alegó que sin esos elementos probatorios no es posible llevar a cabo una defensa efectiva y eficaz. En consecuencia, el juez Ortega Polanco se retiró a ponderar una decisión del tribunal en ese sentido, recesando por unos 20 varios minutos la audiencia para luego reiniciar los trabajos de la misma.
 Abogado defensor Carlos Salcedo
Por su lado, la defensa de Andrés Bautista, presidente del Partido Revolucionario Moderno, implicado en caso de los sobornos de Odebrecht, recordó que desde el martes al inicio de la audiencia están reclamando que se les presenten los elementos probatorios con que el Ministerio Público sostiene la acusación contra los imputados.

El abogado defensor de Bautista, Carlos Salcedo, consideró “correcta entre comillas” la decisión del juez Ortega Polanco de aplazar la audiencia para el próximo martes, al entender que se violaría el derecho a la defensa que tienen los acusados de recibir los sobornos pagados por Odebrecht en República Dominicana.
Sin embargo, dijo que este caso lo que mandaba era recesar la audiencia, en vez de aplazarla, lo que consideró como una forma del juez cuidarse ya que se habría tenido que liberar a los imputados de haberse recesado.
“El juez entendió que frente a la ausencia probatoria, frente a la posibilidad de que nosotros no nos pudiéramos defender adecuadamente, evidentemente había que aplazar, en este caso no aplazar sino recesar. Se ha cuidado juez porque si recesa tiene que necesariamente ordenar la libertad ordenar la libertad como se lo solicitamos en el día de ayer (martes)”, detalló Salcedo.