PN continúan investigación sobre envenenamiento en Bonao

lunes, 3 de abril de 2017

General Rhommel López
BONAO. La Policía continúa con las investigaciones en torno a la muerte de un hombre y cuatro de su familia que resultaron intoxicadas al comer empanadas que envió un yernos de la familia.
Mientras, ayer fue sepultado  aquí Jesús Marcelino Camilo, obrero de la construcción, quien junto a su esposa y dos hijas, comió de las empanadas que les habría enviado un yerno, el cual está separado de su concubina.
Camilo, de 54 años de edad, falleció mientras era atendido en el hospital público Pedro de Marchena, tras consumir junto a su esposa e hijas, empanadas que estaban envenenadas.
En tanto, la esposa de Camilo, Carmen Bonifacio y sus hijas Carmelina Camilo y Yesaira Camilo Bonifacio, al igual que la menor de 3 años Cristal Camilo Bonifacio, fueron atendidas en diferentes centros de salud y se encuentran estables.
El Comando Regional Cibao Sur de la Policía informó que para fines de investigación detuvo a Rafael Suriel Muñoz, a quien los rumores de vecinos señalan como la persona que habría comprado las empanadas y las envió con un motoconchista.
La oficina coordinadora de los servicios del Ministerio Público en la Policía informó que todavía no tiene el expediente listo del caso, porque se busca al motoconchista que entregó las empanadas.
El occiso procreó tres hijas con Carmen Bonifacio y residen en la calle José Francisco Peña Gómez número 24 del barrio Lino Abreu, de esta localidad.
Rafael Coronado, primo-hermano del fenecido, demandó de las autoridades policiales y la justicia investigar bien el caso, ya que no fue por accidente que sus familiares fueran envenenados.
El general Francisco Romer López dijo que un equipo de la Policía adscrito al DICRIM investiga el caso.