Nuevo para Bonao es una necesidad

martes, 25 de abril de 2017

Son tan críticas las condiciones en que se encuentra el hospital Pedro Emilio de Marchena, de Bonao, que el concejo municipal lo declaró en estado de calamidad y emergencia sanitaria.
Además del deterioro de la planta física, por un problema eléctrico embarazadas y otros pacientes tuvieron que ser trasladados a pie, porque no se contaba con ningún medio de transporte, hasta el antiguo hospital del Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS), que hoy forma parte de la red del Sistema Nacional de Salud (SNS).
A pesar del patético drama, las perspectivas del centro, que es uno de los 57 intervenidos por el Gobierno para repararlos, no son muy auspiciosas. Lo que ahora muchos deducen es que la intervención ha sido mediática, porque nada se ha hecho para rescatar el hospital.
Empleados y residentes en la comunidad temen que si las autoridades no actúan con la celeridad que el caso amerita, la estructura pueda colapsar en cualquier momento por el elevado nivel de deterioro en que se encuentra.
Desde antes de ser declarado en estado de emergencia por la Sala Capitular, en diferentes ocasiones se había sonado la voz de alerta sobre las condiciones y las limitaciones con que opera el centro médico.