La reelección de Daniel Ortega, el sandinista que ayudó a derrocar a los Somoza y ahora gobernará Nicaragua por más tiempo que cualquiera de ellos

martes, 8 de noviembre de 2016

Para bien y para mal, la figura del presidente nicaragüense Daniel Ortega está indisolublemente ligada a la de Anastasio Somoza, a quien ayudó a expulsar del poder el 19 de julio de 1979.
Y, para muchos, su reelección para un tercer período consecutivo este domingo -con 72,1% de los votos, según las últimas cifras del Consejo Supremo Electoral- no hace sino acentuar esta vinculación.
Por un lado, porque Ortega, quien regresó al poder en 2007, indudablemente debe parte de su popularidad y longevidad en el poder al recuerdo de la Revolución Popular Sandinista, la que le tocó personificar y liderar de 1979 a 1990.
Pero también porque en Nicaragua muchos piensan que el viejo comandante sandinista cada vez se parece más al tirano al que ayudó a derrocar, lo que según la oposición explicaría una abstención que ellos calculan en más del 70%.
(Aunque con el 66,3% de las actas escrutadas el CSE habla de un 67,5% de participación).